martes, 22 de julio de 2008

EL GALLO DE LAS DOS DE LA MAÑANA ME DESPERTÓ



Os adjunto la última locura que he colocado en el foro de educación ante un comentario sobre que los profesores, a veces, tenemos que dar asignaturas que no son las nuestras. Es una chorrada, pero estaba en el mismo documento de word que he usado para escribir el blog (esta página va como el culo) y, ya que estamos, os lo dejo, a ver si os reís un rato:
"Hubo un tiempo en que las cosas no estaban en orden allá por los Cárpatos (1230 aproximadamente). Recuerdo una ocasión en la que a Igor, nuestro más afamado sirviente, se le encomendó la labor de agujerear el cuello de algunos campesinos para no tener que movernos de casa y fue un verdadero desastre. La gente empezó a recelar de los chepudos- ya que Igor no era muy ducho en el arte del acecho y la caza- y, por consiguiente, años después, en la grandiosa ciudad de París, aniquilaron al pobre Quasimodo por estos antiguos resquemores (por más que luego nos contaran la historia de otra manera).
Hoy, en pleno siglo XXI, las cosas han cambiado muy poco. Infiltrada como profesora para que no me claven una antena de móvil en el corazón (más que nada porque, aunque inmortal, detesto la radiactividad), he contemplado que nuestra estructura sigue siendo medieval. Así, al astrónomo, se le encomienda que dé clases de historia, al biólogo que enseñé a los alumnos a hacer figuras sobre una cartulina con un compás, al lingüista, que resuelva problemas matemáticos...¿Dónde vamos a ir a parar?
Mi compañera Sterling dice la verdad. A mí, siendo de lengua española, me encomendaron la difícil tarea de dar inglés (y, aunque me defienda con la gramática, pronuncio como el difunto Gil y Gil(D.E.P)); a una compañera de biología, le pusieron a dar dibujo y, lo que me parece más fuerte: a un colega de lengua, le pusieron a dar Educación Física. Es la que más me impacta porque, como comprenderéis, si me viese en tal situación, perdería todo mi glamour vladteppesiano con un chándal como vestimenta. Mi colega, en cuestión, ponía a la muchachada (valga un homenaje a mi ídolo El Gañán de la Hora Chanante) a jugar al fútbol y, mientras, leía versos sentado en un banco.
Una auténtica vergüenza que crean que todos valemos para todo. No sé dibujar, suspendía E.Física porque me daba miedo hacer el pino (aún no volaba bien), mi francés es sólo bueno en sentido figurado (en sentido literal se parece al de Chiquito en Condemor)y mis conocimientos matemáticos son los básicos para saber que cobro pasta y que si gasto queda menos...
Espero haberles deleitado con la historia y que me cuenten ustedes sus terroríficas anécdotas JAJAJAJAJA (AHORA ES CUANDO DEBERÍA SONAR UN TRUENO)"
Firmado: Vampirella (lengua-sangrienta)

Y ahora viene el blog en sí:
 
EL TEMA DE ESTA NOCHE EN MISTERIOS SIN RESOLVER ES: DESAPARICIONES
Anoche, la Brushi, me inspiró. No hace falta nada más que dos mujeres insomnes, una buena dosis de comedura de olla (qué buen juego de palabras se podría hacer en este momento, jeje) y un teléfono para que temas de cariz misterioso salgan a la luz en medio de la tiniebla. Es por eso que hoy deseo hablaros, queridos amigos y amigas, de un fenómeno paranormal que explota allá donde yo piso una y otra vez: LAS DESPARICIONES INEXPLICABLES.
FICHA DEL PRIMER DESAPARECIDO:
Nombre: I. L. G.
Edad: 25
Nacionalidad: Española
Ciudad: Fuenlacity
Ocupación: Poca.
Carácter: El sujeto mezclaba la ironía y el humor negro con grandes dosis de melacolía de  cariz libresco.
Relación con la testigo: Amistad de unos diez años.
Sexo: Varón (aunque nunca lo comprobé en realidad)
DECLARACIONES DE LA TESTIGO:
Corrían buenos tiempos y, por tanto, se quedaban los malos, jeje. Fue aquella una época de penuria y de inducción al suicidio bilateral, más porque nos sentíamos atraídos por el lado romántico de la existencia, que por verdadera convicción. Mas la consecuencia era la misma, odiábamos el mundo y todo nos parecía una mierda (como dice el grupo Astrud), menos nosotros. Compensábamos esos momentos taciturnos y de perpetua “moribundia” con la mala leche que nos caracterizaba, pero he de añadir que nunca despreciábamos a nadie, más bien, nos reíamos de todos. Éramos malos y vagos, adolescentes indómitos y cabrones, mosquitas muertas con patente de corso por nuestros sobresalientes. Nos encantamos nada más conocernos porque en aquel momento estábamos leyendo el mismo libro. Fuimos uña y carne desde que nos conocimos (él sería la uña, por supuesto) y caminamos por estos mundos del Señor en fraternal unión, desde el instituto hasta la facultad. Habíamos vivido infinidad de cosas juntos, compartíamos los mismos gustos musicales y cinematográficos, sabíamos los secretos inconfesables del otro. Como si él fuera el Padrino y yo Luca Brassi, bastaba que mi colega se descojonase de un hombre con el que yo estuviese para que yo le mandase a dormir con los peces (en sentido figurado, claro). Hablábamos igual, escribíamos de forma muy similar, nuestros relatos tenían hasta argumentos parecidos (sin plagio), leíamos lo mismo, nos gustaban los mismos chistes. Era lo que se dice, mi verdadera alma gemela. Bastaba que él me mirase para que yo supiera lo que estaba pensando,  y viceversa.
Nunca nos sentimos el uno atraído por el otro ni nada por el estilo. Era la amistad perfecta. Yo le había presentado a su novia (con la que llevaba varios años), fui la primera en visitar la casa que se habían comprado entre los dos, quedábamos todos los días y acabábamos con las reservas de Cocacola Light de Fuenlabrada (tb él era Cocalightómano).
Pues un buen día, desapareció. Al principio no me resultó raro. Lo bueno entre I.L.G. y yo es que podíamos pasarnos meses sin comunicarnos, pero que siempre recuperábamos el contacto y la confianza era la misma de antes. Además, cuando nos reencontrábamos, siempre nos dábamos una buena sobredosis de vernos varios días seguidos. Creo que jamás he querido tanto a un hombre con el que no me haya besado nunca en los labios y que no sea de mi familia. Pues desapareció, sin más. Lo llamé varias veces a casa de sus padres, al móvil, pero nada. Se lo había tragado la tierra. El último día estuvimos en su nueva casa, viéndola, de buen rollo. Pues, como diría el cuervo de Poe “Never more”. Un año después, me topé con él en las fiestas de Fuenlabrada. Corrí a abrazarle (era lo habitual entre nosotros), pero estaba frío y distante. Me dijo que no le había localizado porque había cambiado de móvil y se lo pedí, pero no me lo dio. Flipante. Ya han pasado casi 6 años y no sé nada de él. Sus antiguos colegas de trabajo todavía me preguntan por él y alucinan (pues él siempre decía que yo era su mejor amiga de toda la vida) ¿Alguien me puede dar una explicación?
No me gusta ponerme sentimental, pero ayer Brushi me dijo que una amiga que le había dejado de lado, seguía siendo para ella su amiga cuando pensaba en ella. Para mí I.L.G. sigue siendo él y lo echo de menos cada día, pese a tener muy buenos amigos y un noviete estupendo. Quizá algún día regrese. Si alguien sabe cuál es su paradero que se ponga en contacto conmigo, jejeje (Aunque ya no iría a buscarlo, puesto que está claro que no quiere ser encontrado).
 
Iba a contar más cosas de este tipo, pero me he aburrido a mí misma mientras las estaba escribiendo. El caso es que la gente desaparece sin dar explicaciones (cada vez creo más en las abducciones). Pero en este instante me vuelve a importar un comino, como me ha importado el resto del día y la mayoría del tiempo. No sé, quería revolcarme un poco en el barro o, quizá, entretenerme un rato ¡yo que sé!
Mañana sale la lista de las plazas y espero impaciente. No tengo sueño y mi ciclo Scorsese ha llegado a su fin por hoy. Últimamente paso mucho tiempo sola en la casa que generosamente me han dejado mis tíos para que me airee en verano y no hago más que fagocitar películas y porquerías de helados de chocolate. A ratos también leo o hablo con alguien.
Me acabo de cansar de escribir (lo mismo vuelvo o lo mismo no). Veré otra peli (quizá otra más del ciclo Zhang Yimou) y cuando amanezca me iré a dormir como si fuera ésta la noche de los Reyes Magos.
He llegado a un momento de contradicción interior. No sé si quiero la plaza para quedarme tranquila o si, en el fondo, una parte maligna de mí la desea para dar en las narices a los putos empollones repelentes que me decían que estudiando los temas en una semana no podría sacar buena nota.
El caso es que la quiero, pero reconozco que, en realidad, no es una de las cosas importantes de la vida. Hoy por hoy, creo que lo único realmente con valor es vivir y que los tuyos vivan y la buena calidad de esas vidas. Lo demás, pura gilipollez burguesa. Pero ¿cómo no sucumbir al sistema?¿Cómo no sentirme a gusto sabiendo que curraré en lo único que me gusta hasta el resto de mis días? No sé, me haría mucha ilusión. Mañana, en cuanto sepa algo, tendréis noticias mías.
Podría decir que soy feliz, pero como siempre, estaría contando una verdad a medias. No me permito serlo, quizá para no ser infeliz, y, a la vez, lo soy. No lo sé, es algo raro. Sólo sé que no sé nada. Y por tanto, ya sé algo. Y por tanto, si es algo, no es nada. Y, por tanto, que Sócrates era un poco capullo, que la noche me descoloca y que si no fuera tan retorcida como los cabellos de la Medusa, otro gallo cantaría y no el de las dos de la madrugada, sino el de la gente normal (entre la que no comparto en gusto de estar).
Más vampira que nunca, me acuesto con los primeros rayos y me despierto con los últimos ¿Calidad de vida? ¿Cantidad? ¡Qué importa si el resultado es el mismo!
Pues nada, aquí tenéis otro de esos blogs de los que me avergüenzo y que borraré en cuanto tenga uso de razón.
Estoy rarita, sudorosa (tengo el portátil sobre las piernas y me abrasa), y, sobre todo, muy nerviosa por el resultado de mañana. Espero volver por aquí anunciando que, por fin, soy funcionaria.
Un beso y gracias a todos los que me habéis animado.
P.D. HOY QUIERO DEDICARLE ESTA ENTRADA A JUAN PORQUE ES UN VERDADERO CABALLERO.
Hoy no le voy a dedicar unas palabras a mi chico porque, sencillamente, no es necesario, ya que le tendré aquí dentro de un rato. Pero todo va bien. Si saco la plaza me lo llevo al Caribe, aunque no tenga pelas, sea precipitado y me lo critique todo el mundo (hasta él mismo). Me da igual. Si no hago hoy lo que me dice el corazón ¿cuándo lo haré?

2 comentarios:

  1. Hola vampira-funcionaria!!!....jajajaja...
    como te va niña??
    por fin he podido pasar a leer esta entrada,
    recuerdo prefectamente que estuvimos hablando
    de todo esto, y decirte que a mi me ha pasado una
    cosa parecida a lo que cuentas con tu amigo, pero
    con una amiga, es casi el mismo caso que el mio,...
    sólo que mi amistad fué durante 20 años...si..si...
    como lo oyes, toda una vida vamos....
    en fin....desde aqui hago un llamamiento también..
    si alguien ve por ahí a M.C.M.P. ...decirle que se ponga en
    contacto conmigo, más que nada pa saber si aún respira...
    jajajjaa...bueno Bego, espero que te vayas al caribe con tu
    chico, y que hayas celebrado a lo grande tu plaza....
    te llamo ..ok??
    besos.

    ResponderEliminar
  2. No me extreña que se te vayan

    ResponderEliminar